Puntos fuertes y áreas de proyección de nuestra zona.

Para nuestras empresas, el área en que debemos profundizar –que ya es un punto fuerte comparado con el resto de la Comunidad Valenciana y con todo el Estado- pasa por confirmar y profundizar en una mayor internacionalización de la actividad empresarial, por el aumento de nuestra capacidad exportadora, en la que tendrá mucho que ver el desarrollo completo del Corredor Mediterráneo que no debería sufrir más demoras, ya que es clave para la recuperación; pero tiene mucho que ver también el apoyo que las empresas puedan recibir desde las administraciones, en este momento con propuestas, en mi opinión, dispersas para apoyo a la internacionalización: embajadas, cámaras de comercio, ICEX, IVEX –en el caso de la Comunidad Valenciana-, etc., pretenden facilitar a las empresas su paso a internacionalizarse, pero con recursos escasos y no siempre idóneos en cada una de las administraciones. Integrar todos esos esfuerzos en un único canal, creo que sería una solución mucho más eficiente que las propuestas actuales.

Y por supuesto, esa internacionalización depende en gran medida de la capacidad de la propia empresa, lo que le exige contar con personas altamente cualificadas, con dominio de idiomas extranjeros y conocimiento de la cultura y las formas de hacer de los países objetivo; y dispuestas a cooperar con otras empresas en proyectos comunes de expansión cuando resulte difícil abordarlos individualmente.

Nuestro mayor punto fuerte desde un planteamiento sectorial ha sido, es y probablemente seguirá siendo el turismo, que tiene que continuar como uno de los pilares de nuestra economía, tanto con el modelo de sol y playa que cada día más tenemos que completar con oferta complementaria de turismo cultural, congresos, gastronómico, etc.; así como el turismo de interior. También en este sector, como en general en todo nuestro tejido productivo, tenemos que profundizar en la diferenciación de nuestros productos y de nuestro servicio frente a ofertas de precio procedentes de países emergentes con las que difícilmente podremos competir en los próximos años.

Y sin duda, a pesar de la depresión en que está sumido en estos momentos –y sin olvidar sectores tan tradicionales en nuestra zona como el calzado, el turrón, el mueble, etc.-, el sector de la promoción inmobiliaria de nivel medio tiene, en mi opinión, recorrido importante a medio plazo –con su importante efecto arrastre sobre otros sectores-, también en la línea de captación de compradores extranjeros, procedentes de economías consolidadas del norte de Europa o de otras emergentes como Rusia o China. En este punto, será también importante hacer esfuerzos significativos en potenciar la marca España como parece que ha decidido hacer el Gobierno.

Finalmente, en este punto de la necesidad de potenciar la internacionalización, es imposible no tener en cuenta la tristemente famosa prima de riesgo española, con una evolución muy negativa en los últimos tiempos. El hecho de que tengamos que financiarnos un 6% más caro que Alemania o un 4% más caro que Francia, por ejemplo, resta a nuestras empresas gran capacidad competitiva ya que aumenta los costes hasta límites en muchas ocasiones imposibles de compensar con esfuerzos de ajuste en otras partes del proceso productivo.



Author: Enrique Javier Fur
Presidente del Círculo de Economía de la Provincia de Alicante.

Deja una respuesta