Mediación empresarial, vía de solución de conflictos entre empresas

(Presentación de la conferencia-coloquio la Mediación empresarial, una vía de resolución de conflictos, el 14.02.2013 dentro de los Jueves del Círculo)

Buenas tardes.

Muchas gracias por asistir a esta nueva sesión de Los Jueves del Círculo, en esta ocasión para conocer con detalle las posibilidades que el Real Decreto 5/2012 sobre mediación en el ámbito empresarial ofrece a las empresas para resolver conflictos inter e intraempresa.

Tras el Real Decreto 5/2012 mencionado, que introduce la mediación como medio para resolver disputas entre sociedades, ésta se plantea como una alternativa más eficiente, rápida y menos traumática que la resolución judicial de conflictos entre personas y entre empresas.

Tal como apunta Mediálogos, la mediación empresarial es un proceso alternativo que permite a las empresas resolver, por vía no litigiosa, tanto los conflictos que tienen su origen en la propia empresa como los que surgen en sus relaciones con otras empresas, preservando la confidencialidad, las relaciones comerciales y la calidad de las relaciones laborales.

De esta forma, la mediación empresarial permite la solución de disputas sin acudir al ámbito judicial, tratando de llegar a acuerdos rápidos y consensuados que resulten satisfactorios para las partes y faciliten las relaciones futuras.

Esta es una característica básica de la mediación: llegar a acuerdos consensuados, gana-gana, frente a las resoluciones judiciales que habitualmente son del tipo gana-pierde y tras las cuales es frecuente que se produzca un deterioro de las relaciones comerciales, accionariales o laborales de muy difícil recomposición posterior.

Y esto tanto en mediaciones extrajudiciales, por voluntad de las partes previa a la presentación de demandas, como –a partir de la ley 5/2012- en mediaciones intrajudiciales, en que las partes acuden a los tribunales y en un momento del proceso el juez anima a las litigantes a acudir a un proceso de mediación que, en cualquier caso, debe ser aceptado por los participantes.

Se trata, por tanto, de un procedimiento novedoso, acorde con los tiempos actuales, que permite construir, sobre la base de un conflicto inicial, nuevas relaciones en las que las dos partes se sientan de nuevo cómodas tras resolver de común acuerdo la cuestión objeto de discrepancia.

Es verdad que no es fácil recomponer las relaciones entre empresas que entraron en conflicto, pero desde luego a través de la mediación se allana el camino y se consigue reducir costes de resolución de la disputa en comparación con los que se incurre por la vía judicial; acelerar la solución y, por tanto, ahorro de tiempo que es sin duda un bien muy importante en esta época para las empresas; eliminar el conflicto con rapidez, facilitando que la empresa se pueda centrar más fácilmente en el progreso de su negocio y no en los temas judiciales que suponen una dispersión respecto a sus objetivos; implicar las emociones positivas, la creatividad, el interés real en resolver junto con la otra parte el conflicto planteado y, por tanto, la posibilidad de recuperar relaciones que en otro caso resultarían mucho más difíciles.

Esta posibilidad que ofrece la ley 5/2012 es útil, como decía, tanto para resolver conflictos entre empresas; entre la empresa y sus clientes; entre la empresa y sus proveedores; entre la empresa y sus empleados; o entre los socios de una empresa, especialmente en el ámbito de las empresas familiares que aún disponiendo de protocolos familiares específicos tienen en ocasiones discrepancias que si no se resuelven correctamente –y eso pasa por soluciones extrajudiciales- pueden acabar con la vida de la sociedad.

Es importante remarcar que los acuerdos en mediaciones extrajudiciales se elevan a públicos y adquieren igualmente fuerza ejecutiva, con la ventaja añadida, como ya he explicado, de que sus soluciones, al ser consecuencia del acuerdo entre las partes, son siempre del tipo ganar-ganar, frente a las las resoluciones judiciales en que una parte gana y la otra pierde.

Las características de la mediación detalladas en la ley 5/2012, son:

–       Voluntariedad, no se puede obligar a las partes a llegar a un acuerdo.

–       Imparcialidad y neutralidad en referencia al mediador, sin posicionarse con ninguna parte. El mediador es un conductor.

–       Confidencialidad del contenido de las reuniones de mediación.

–       Profesionalidad, necesidad de formación específica de los mediadores.

 

En el objetivo del Círculo de facilitar el conocimiento de todos sus socios y amigos en las técnicas de gestión más actuales y en las innovaciones más recientes en todos los ámbitos de las relaciones de las empresas con todos sus grupos de interés, es en el que plantamos esta conferencia-coloquio, que no tengo dudas de que aportará una visión nueva y diferente de la resolución de conflictos en el ámbito de la empresa y de las relaciones de la empresa con todos sus stakeholders, de manera que nos permita vislumbrar una arista nueva en los conflictos sobre la que podamos reconstruir relaciones que en otro caso estarían condenadas a una ruptura que probablemente no aporte nada positivo a largo plazo a ninguna de las partes.

Con la base, siempre, en la buena voluntad de los interlocutores, que si esa no existe, la mediación no tiene sentido.

No se trata, insisto, de ganar a la otra parte, sino de encontrar un camino común que nos permita seguir creciendo juntos o, al menos, no romper definitivamente unas relaciones ahora erosionadas.

Ahora, lo más importante, sin duda, es que Mediálogos nos explique con detalle las características de esta nueva vía de gestión de conflictos y nos aclare cuantas dudas podamos tener respecto a la eficacia y sobre todo a eficiencia de las soluciones que puede aportar a la empresa. Y en este caso el concepto de eficiencia adquiere todo su valor: no se trata solo de conseguir resolver el problema a nuestro favor –si es el caso-, sino de resolverlo en tiempo y forma razonable, con unos costes justificados por el resultado obtenido, y que abra la puerta a mantener nuevas relaciones que apoyen el valor compartido por las partes.

Cedo la palabra a Carmen Alfonso Palop, abogada en ejercicio especialista en mediación civil y mercantil y mediadora en Servicio Intrajudicial en Alicante; y a Mª Eugenia Salazar González, abogada, máster en mediación civil, mercantil y organizaciones complejas, y mediadora en Servicio Intrajudicial en Alicante; ambas, como les decía, de Mediálogos, que seguro que nos explican con detalle el alcance de la ley de Mediación y las posibilidades que nos abre para la resolución de conflictos, evitando que se enquisten y aportando soluciones que puedan propiciar nuevas y fructíferas relaciones entre las partes, ofreciendo  alternativas viables y eficientes de gestión de conflictos; favoreciendo un clima de cooperación; y fomentando una cultura basada en el diálogo.



Author: Enrique Javier Fur
Presidente del Círculo de Economía de la Provincia de Alicante.

Deja una respuesta