JORNADA DE PUERTAS ABIERTAS DE APSA. Texto de apertura de la sesión.

Gracias a todos por acompañarnos en esta jornada que dedicamos a la Responsabilidad Social Corporativa, y gracias también a APSA por aceptar ser la anfitriona de este acto y abrirnos las puertas de sus instalaciones para que podamos conocer la realidad de una asociación que lleva muchos años trabajando para mejorar la calidad de vida de personas con deficiencias psíquicas o en riesgo de tenerlas, y facilitar su integración en la sociedad.

APSA es un ejemplo de asunción de la responsabilidad social en su propia esencia, especialmente en la faceta de apoyo a colectivos desfavorecidos pero también en todos los ámbitos que afectan a la RSC, y ahora su gerente, Carlos Giner, nos explicará cómo están trabajando y nos enseñará las instalaciones de este centro ocupacional, formativo y de empleo, que es una de las actividades principales de APSA.

Pero, efectivamente, la RSC va más allá.

El éxito empresarial es una consecuencia de hacer las cosas bien con todos los grupos de interés de la empresa: con nuestros empleados, clientes, proveedores, colaboradores, entidades sociales, …, no solo cumpliendo lo que dictan las leyes de cada país en que estemos instalados o con los que nos relacionemos, sino avanzando sobre ellas y apoyando sin duda el desarrollo sostenible en todo nuestro ámbito operativo y, en la medida de nuestras posibilidades, apoyando el desarrollo ordenado del planeta. El éxito, por tanto, no depende exclusivamente –con ser fundamentales- de los resultados económicos.

La situación de crisis en la que estamos instalados desde hace algunos años podrían hacernos pensar que estos momentos son los menos propicios para hablar de Responsabilidad Social Empresarial; sin embargo, entiendo que es todo lo contrario.

Evidentemente ahora las empresas tienen que enfrentarse a situaciones de tensión a corto plazo que hacen más difícil el planteamiento de estrategias a medio y largo plazo. Parece que las urgencias pueden relativizar –o al menos aplazar- los temas realmente importantes (y pensar en los clientes, en los empleados, en el progreso armónico del entorno social, es imprescindible ahora y siempre).

Sin embargo, parte del problema actual tiene que ver con la ética empresarial que hemos adoptado en el pasado y el futuro de las empresas también dependerá de las decisiones que tomemos ahora en cuanto al compromiso con nuestro entorno. Decisiones que aunque sean difíciles de cuantificar, afectarán también a nuestra cuenta de resultados.

Desde el punto de vista de mi labor como empresario, he de decir que mi percepción sobre la RSC cambió cuando conocí la realidad de APSA, y a partir de ahí surgió una colaboración que aún perdura. Fue una experiencia única no solo para mí, sino para mis colaboradores, que supuso una inyección de motivación que se trasladó a su desempeño.

Como Presidente del Círculo de Economía de la Provincia de Alicante, os animo a que profundicéis en políticas de RSC en vuestras empresas.

Independientemente del tamaño de la empresa, comenzar a trabajar con convicción en los criterios de sostenibilidad que guían la Responsabilidad Social Corporativa es un factor clave, en mi opinión, no ya para tener éxito a largo plazo, sino incluso para sobrevivir en este mundo global, interconectado y cada día más exigente.

Grupos empresariales como APSA, como os decía, son un ejemplo extraordinario de asunción de los conceptos de Responsabilidad Social en su misión y sus creencias más profundas. Apoyar a Grupos como APSA es, para muchas empresas tradicionales, una vía excelente para desarrollar una parte de este concepto de Responsabilidad Corporativa en su vertiente social y solidaria que, además, resulta incluso muy eficiente desde un planteamiento económico.



Author: Enrique Javier Fur
Presidente del Círculo de Economía de la Provincia de Alicante.

Deja una respuesta