Algunas ventajas que aporta la gestión ambiental sostenible en las empresas. UN APUNTE SOBRE LA NORMA ISO 14001 (II). La Calidad. DUODÉCIMA ENTREGA. 2.02.2012.

Frente a una corriente de opinión, afortunadamente cada vez menos extendida, de que la gestión ambiental supone fundamentalmente una restricción a la capacidad competitiva de las empresas, hoy sabemos que una gestión ambiental correcta y un compromiso claro con el desarrollo sostenible de las empresas, puede y debe transformarse en una fuente importante de ventajas competitivas (de aquí el concepto de ecoeficiencia, cada día más extendido) frente a los competidores de vislumbrar el futuro desde un presente en que cada vez es más evidente para la sociedad la importancia de respetar el medio ambiente en nuestras prácticas empresariales.

Ventajas competitivas tanto en costes como en diferenciación derivadas, en el primer caso, del uso responsable y eficiente de los recursos, lo que evita despilfarros y exceso de residuos y, por tanto, costes; así como por la orientación en prevención frente a la más habitual en corrección de desequilibrios ambientales generados –que por supuesto tenemos que atender si los provocamos (“el que contamina, paga”, es una de las máximas legislativas sobre este tema)-. Esto sin tener en cuenta que en ocasiones la certificación a través de ISO 14001 puede ser una imposición de un cliente, un proveedor, o para la participación en algún concurso.

Pero también por la vía de la diferenciación y de los ingresos podemos conseguir ventajas con la implantación y mantenimiento, desde la convicción, de un sistema de gestión ambiental. Son ventajas asociadas a la mejora de nuestra imagen de marca como consecuencia de ser una entidad respetuosa con el medio ambiente y comprometida con el desarrollo sostenible de nuestro entorno. Pero además, el medio ambiente también ofrece oportunidades específicas como consecuencia de la creciente sensibilización ambiental de las personas, con la aparición de un número creciente de los llamados “consumidores verdes”, especialmente sensibles al contraste de las prácticas respetuosas con el medio ambiente de sus proveedores; o los “productos verdes”, productos ecológicos cada vez más demandados por la sociedad; incluso la aparición de los “negocios verdes”, como toda la industria del reciclaje, creciente en todos los países y por supuesto, también en España, con empresas modélicas en este campo, como nuestro socio Camacho Recycling.

Todas estas, sin embargo, son solo ventajas adicionales a la que debe ser la primera y verdadera razón por la que una empresa decide abordar un proceso de implantación de un sistema de gestión ambiental, que no es otra que su compromiso real con la sociedad en la que se desarrolla y con esa otra máxima que conocemos relacionada con el medio ambiente, que es nuestro esfuerzo por entregar a generaciones futuras un planeta al menos igual que el que nos encontramos (el desarrollo sostenible tiene que ver con nuestra capacidad para satisfacer las necesidades de las personas en el mundo actual sin comprometer la satisfacción de esas necesidades para las próximas generaciones).



Author: Francisco
Colaborador del Círculo de Economía de Alicante.

Deja una respuesta