Planificar la innovación

Si bien es cierto que el hallazgo genial suele surgir de pronto, sin ser fruto de una estrategia empresarial, sí es necesario hacer más fácil la innovación mediante campañas de ideas o proyectos libres de restricciones creativas.

Debería planificarse la innovación a un horizonte de 3 a 5 años revisándose anualmente en función de los resultados, cambios del mercado y clientes, cambios tecnológicos y regulatorios y los movimientos de la competencia. Deberían definirse entre 1 y 3 objetivos y realizar una asignación de recursos preliminar aunque luego se vayan liberando a medida que avance el proceso de innovación.

La estrategia de innovación es tanto más radical cuanto lo sean el tipo de innovaciones perseguido.

(del libro Innovar para ganar, de Fernando Trias de Bes y Philip Kotler. Reseña en el boletín CEDE de 19.04.2012)



Deja una respuesta