LA IMPLANTACIÓN DEL SISTEMA DE GESTIÓN DE LA CALIDAD A TRAVÉS DE LA NORMA ISO 9001 (II). La Calidad. OCTAVA ENTREGA. 18.01.2012

Tras las dos fases previas que apuntábamos en el post anterior (compromiso de la dirección y estructura para la calidad), empezamos el proceso real de implantación.

Y lo comenzamos, lógicamente, con el diagnóstico de nuestra situación actual respecto a la calidad de acuerdo con las prescripciones de la norma; esto es, cómo estamos en cuanto a documentación, orientación al cliente, procesos, resultados, …, y esto solo lo podemos hacer mediante encuestas, análisis de procesos actuales, estudios de clima laboral, revisión de la documentación actual y comparación con las exigencias de la norma, etc.

Simultáneamente, aquel compromiso de la dirección debe plasmarse en un documento expreso que refleje la política de calidad de la compañía, así como los primeros objetivos y la forma de medir su evolución.

La gestión de la calidad, según hemos reiterado, debe implicar a todos los trabajadores, lo que exige un amplio plan de comunicación y formación específica y continua sobre la importancia de la calidad para mejorar la capacidad de competir de la empresa, características de la norma ISO 9001 que afectarán a su trabajo, beneficios esperados, necesidad de conseguir el compromiso permanente de toda la plantilla (la calidad, decíamos, es un camino para construir y mantener entre todos los que participamos en la cadena de valor de las empresas, lo que implica también a los proveedores).

La preparación del Manual de Calidad, en el que se define la política de calidad, el alcance (producto, proceso, sistema, …) y los recursos que aporta la empresa para conseguir los objetivos de calidad, así como los procesos para mejorar permanentemente la eficacia del sistema; y el Manual de Procedimientos, en el que se documentan los procedimientos de trabajo para satisfacer los requerimientos y compromisos definidos en el manual de calidad, así como las responsabilidades asignadas, son elementos imprescindibles y referencias básicas del Sistema de Gestión de Calidad.

Los procedimientos definen Qué hacemos y Cómo lo hacemos (quién lo hace, con qué equipos, qué controles se aplican, qué requisitos se deben mantener).

Para el diseño de estos manuales de procedimientos, además del impulso por la estructura creada para la calidad, es conveniente la creación de equipos de trabajo especialistas en cada proceso tanto para su descripción más correcta, como por lo que supone de implicación real de todos sus componentes en hacer efectiva la calidad en la empresa.

Toda esta documentación, una vez terminada, se distribuye entre la plantilla y comienza la fase de aplicación, a la que debe seguir una auditoría interna para comprobar que todo se realiza según lo descrito y ajustar y corregir las desviaciones observadas en todo el proceso.

Y a partir de aquí empezamos a trabajar con la focalización hacia la mejora continua, que es una de las orientaciones fundamentales que debe tener cualquier sistema de gestión de la calidad.



Author: Francisco
Colaborador del Círculo de Economía de Alicante.

Deja una respuesta