La adquisición de viviendas por extranjeros en España: Informe Euroval.

De acuerdo con el informe realizado por Euroval, socio del Círculo, el número de extranjeros residentes ha experimentado una caída en España, como no podía ser de otra forma por la situación de la economía y el mercado de trabajo del país. Sin embargo, el fuerte y continuo crecimiento de esta población desde 2002, hace que constituya un factor importante para el análisis del mercado de la vivienda; en la actualidad hay 5.520.000 extranjeros residentes censados, lo que supone el 11,7% de la población.

Casi el 70% de los residentes se concentran principalmente en cuatro comunidades autónomas: Cataluña, Madrid, Valencia, y Andalucía. Esto hace que las políticas que tratan de vincular residencia y compra de vivienda deban atender a la especificidad de las zonas concretas donde va esta población.

Lo anterior es todavía más relevante cuando vemos que más del 42% de todas las compras de viviendas por extranjeros se hacen en sólo dos provincias: Alicante y Málaga.

Aunque no es un colectivo con volumen, la compra por extranjeros no residentes ha experimentado una caída sustancial, por lo que resulta lógico vincular permiso de residencia con inversión en vivienda. Esto es así sobre todo por la nueva demanda que viene de países geográficamente lejanos, lo que requiere estancias prolongadas en la vivienda adquirida.

Un análisis elemental, con datos de Euroval, de la medida del gobierno de ofrecer residencia a inversores a partir de una cantidad de 500.000 euros, concluye que sería de poco alcance, ya que esta cifra está muy alejada incluso de los niveles altos de las transacciones; lo anterior se refuerza cuando consideramos el caso de las dos provincias de referencia: Alicante y Málaga. Como alternativa se ha propuesto en el sector que la residencia se proporcione por inversión de esa cantidad, sin que necesariamente tenga que ser en una única vivienda.

Por último, los cambios que se producen recientemente, al mostrar interés inversor personas de países que no habían invertido tradicionalmente en España, de países emergentes, y no pertenecientes a la unión Europea, hacen necesario considerar estas circunstancias. Estas consideraciones no deben limitarse a cuestiones de promoción y vinculación de turismo y vivienda, sino a plantear ante nuestros socios comunitarios el perjuicio que en la recuperación del sector inmobiliario está ocasionando la política de la UE, de mantener fuerte el euro.

Ver informe



Deja una respuesta