Employer branding

El Employer branding parte de definir los valores de la empresa como lugar en el que las personas trabajan y se desarrollan. Tiene que ver con la generación de expectativas de lo que significa trabajar en la empresa, pero también con la percepción que tienen de la experiencia de trabajo una vez que se incorporan.

Para generar la imagen de marca hay que poner en marcha un círculo virtuoso que va de la reputación externa al reconocimiento interno y viceversa.

Así, la satisfacción del empleado se percibirá fuera y hará que se confirme una imagen pública de marca como empleador.

A su vez, esta imagen pública contribuirá a hacer que los empleados se sientan orgullosos de la empresa en la que trabajan.

Para lograr que los empleados sean embajadores de la empresa, se debe aplicar cuatro palancas internas:

  • Tener un propósito atractivo y trascendente ya que la identidad de la empresa, su cultura, sus valores más íntimos conforman marca como empleador.
  • Implementar procesos de gestión de personas competitivos y alineados con las mejores prácticas del mercado, desde el reclutamiento hasta la desvinculación.
  • Fortalecer la comunicación interna para favorecer una actitud positiva hacia la empresa como empleadora.
  • La calidad de la estructura directiva y gerencial de la empresa, quienes tienen que priorizar y perfeccionar su management, reforzando así la propuesta de valores de la empresa a sus empleados y apoyando la puesta en valor de todo aquello que la empresa ofrece a su gente.

(publicado en http://management.iprofesional.com/notas/136247-Adems-de-seducir-a-los-consumidores-las-empresas-deben-enamorar-a-sus-empleados)



Deja una respuesta