El techo de cristal en el desarrollo directivo de la mujer

Existe ese techo de cristal, un fenómeno muy estudiado, y existe el llamado suelo pegajoso. El techo de cristal alude a las barreras externas con las que se topan las mujeres y frenan su promoción: prejuicios, maternidad, falta de conciliación, discriminaciones… El suelo pegajoso se refiere a las barreras internas que las mujeres nos auto-imponemos, incluso de manera inconsciente: sentimiento de culpabilidad por el reparto del tiempo entre el trabajo y la familia, conformismo en mandos intermedios, reticencia para cambiar de residencia o realizar largos viajes de trabajo… Ambas realidades se permean y dan como resultado un escenario en el que las mujeres no acceden a los puestos de máxima responsabilidad y liderazgo de manera acorde con su valía, aportación al crecimiento empresarial, formación y voluntad para crecer profesionalmente.

(extraído de entrevista a Ana Bujaldón, presidenta de FEDEPE en http://www.inqualitas.net/entrevistas/18411-el-acceso-de-las-mujeres-a-los-puestos-de-responsabilidad)



Deja una respuesta