El momento

Hay que dedicar un tiempo para pensar en aquellas cuestiones que requieren reflexión, pero hay un momento de ejecutar. Por supuesto, recopilar toda la información posible es clave, pero hay que evitar que esto se convierta en la parálisis por el análisis. Quitarnos la presión significaría haber hecho el balance del peor escenario: “si me equivoco, ¿cuál es la peor de las circunstancias?”.

Salvador Alemany, presidente de Abertis, en el nº 111 de Executive Excellence.



Deja una respuesta