“Hay que solicitar el rescate. España ya está actuando como lo haría una economía intervenida”

Emilio Ontiveros, fundador y presidente de Analistas Financieros Internacionales, participó como ponente invitado en el Desayuno de trabajo CEDE celebrado el jueves 13 de diciembre en el Hotel Intercontinental de Madrid al que, como siempre, nos conectamos en directo desde el Círculo. La conferencia de Ontiveros tuvo como eje central la recuperación económica de España: cuando se producirá y de qué manera. Como ya han hecho otros ponentes en anteriores desayunos, el presidente de AFI insistió en la necesidad de una petición de rescate por parte de España, ya que “España ya está actuando como lo haría una economía intervenida”. El evento, patrocinado por Telefónica y Aqualogy, fue presentado por César Arranz, vicepresidente de CEDE, mientras que el turno de preguntas de los asistentes e internautas que siguieron el Desayuno por Internet fue moderado por Manuel Gago, secretario general de CEDE.

La recuperación económica de España está complicada, en gran parte porque ha recibido de la Unión Europea una política económica no del todo adecuada a nuestra situación particular, influida –y a la vez generadora- por algunos elementos que no se están corrigiendo: llevamos más de cuatro años sin crecimiento del crédito; con una crisis importante en los mercados de deuda, más por la percepción del riesgo de ruptura del euro que por los fundamentos económico-fiscales de cada país (el reciente acuerdo para avanzar en la Supervisión Bancaria Europea – y la consiguiente mutualización de riesgo bancario- es una buena noticia para corregir aquella percepción); y con una situación de recesión que probablemente se mantendrá durante 2013.

Aquí está, según Emilio Ontiveros, uno de los grandes problemas que impide al Estado español salir de la crisis. “Europa ha aplicado la misma terapia a todas las economías, con independencia del origen de sus males.”, afirmó el ponente. España no tenía un problema de deuda pública, sin embargo, se le están aplicando las mismas recetas que a otros países que sí la tenían como Grecia o Italia. A esta observación Ontiveros añadió: “A día de hoy, cinco años y medio después del inicio de la crisis, España tiene una deuda pública menor que Alemania”. Sin duda, un dato que nos lleva a pensar que las medidas impulsadas por Europa hasta ahora quizá no son las más adecuadas y no dan solución a los problemas particulares que puede tener cada uno de sus miembros. “Europa se ha equivocado”, sentenció el presidente de AFI, al obligarnos a una política presupuestaria procíclica que sólo está aportando más recesión.

Los errores en materia económica de la Unión Europea se hacen aún más evidentes si comparamos la situación de los países miembros con la de Estados Unidos. Según el punto de vista de Ontiveros, “En USA desde el primer momento se supo distinguir lo urgente de lo que era importante”, por urgente entendemos la reanimación de la economía y por importante las finanzas públicas. Por esta razón principal, en estos momentos en Estados Unidos se da un comportamiento económico mucho más favorable que el europeo. En cambio, dentro del marco de la UE, lejos de promover medidas de reactivación de la economía, se están fomentando políticas con el objetivo de sanear el déficit público que favorecen la recesión económica y se está olvidando que “sin crecimiento, sin generación de rentas, no se pagan las deudas”.

Volviendo a la situación de la economía española, Emilio Ontiveros abordó también la problemática de las medidas de austeridad tomadas por el Gobierno, que considera excesivas. “Una economía como la española no puede en apenas 2 o 3 años reducir 3 o 4 puntos de déficit público si la economía no crece. Es matemáticamente imposible”, señaló el ponente. Ontiveros afirmó que España está actuando como un país intervenido económicamente y por esta razón pedir el rescate no sería grave. El presidente de AFI concluyó que con una austeridad mal entendida como la actual no se estimula la demanda ni interior ni exterior y tampoco se favorecen ni las inversiones ni el crédito, elementos clave para la recuperación económica. Por tanto, Recuperación, ¿cuándo?, cuando Europa permita el crecimiento de la demanda.

En este punto, comentó el ponente que aunque ya ha llegado el dinero de Europa (39.600 millones €) para los cuatro bancos del llamado Grupo 1, no es previsible una reactivación evidente del crédito a corto plazo debido tanto al entorno recesivo comentado, la inexistencia de focos claros de demanda interna (nos tenemos que apoyar en la demanda externa, que en el caso de Europa –con políticas estrictas de austeridad no siempre justificables en prácticamente todos los países- no parece especialmente propicia en 2013), y la falta de una demanda sólida y solvente como consecuencia también de los factores anteriores.
Durante el turno de preguntas, que fue moderado por Manuel Gago, se han tratado una gran cantidad de temas y se ha vuelto a insistir en la necesidad de un rescate económico para España. Ontiveros se ha mostrado partidario una vez más y ha añadido que las consecuencias de la solicitud de rescate (ajuste presupuestos, más reformas y vigilancia intensiva) no son tan graves, ya que actualmente estamos cumpliendo exigencias de la Unión Europea similares. También se abordaron otras cuestiones de carácter económico como la prima de riesgo (con el rescate habría un apoyo fundamental para reducir considerablemente la prima de riesgo, lo que resulta fundamental para mejorar la competitividad de las empresas españolas, que se están financiando entre 4 y 5 puntos más alto que otras economías europeas), los posibles brotes verdes (que apuntaba el ponente que solo pueden ser consecuencia de terapias de estímulo a la economía, que aún no se ven), la polémica de las agencias de calificación, el banco malo o las desigualdades sociales y económicas (la desigualdad, apuntaba Ontiveros, no es rentable, en el sentido de que los países con desigualdad crecen peor).

Finalmente, si tuviéramos que fijar la posición del ponente en una frase, resaltaríamos –como el Vicepresidente de CEDE en la clausura de la sesión- que “la austeridad no es expansiva; sin crecimiento económico, sin generación de rentas, no se pueden pagar las deudas”.

(Fuente: Redacción CEDE y elaboración propia).



Deja una respuesta